En este momento estás viendo UU.: Alerta por más de 10 muertes de bebé y mecedora de Fisher-Price

UU.: Alerta por más de 10 muertes de bebé y mecedora de Fisher-Price

Francia Márquez, un sueño vicepresidencial para que Colombia viva «sabroso»

Francia Márquez, un sueño vicepresidencial para que Colombia viva "sabroso"

Bogotá, 14 jun (EFE).- Cuando era una niña, nadie le dijo a Francia Márquez que podía ser vicepresidenta, era imposible que una mujer como ella, afroamericana y la zona del conflicto armado, se viera afectada. Cauca, hasta puede aprender, y mucho menos administrar. Pero quizás este domingo gane, en línea con su promesa de luchar por Colombia y vivir por fin su “gusto”. La de Márquez, nacida en la ciudad de Cauca en Suárez en 1981, fue una vida de lucha: estudiar, vivir en uno de los lugares «más calientes», mantener a su familia después de ser madre joven, ser desplazada forzosamente después de recibir amenazas de luchar por sus derechos y los suyos, y de defender su patria. Su ambición de convertirse en el candidato de izquierda Gustavo Petro llamó la atención del público y expuso algunos de los comportamientos racistas y odiosos de la campaña presidencial que podrían llevarla a un poder del que ella nunca soñó. buscarán hacer de Colombia un país justo. Tras cosechar cerca de 800.000 votos en las elecciones parciales a la presidencia de la coalición de izquierdas en el Pacto Histórico -la segunda mayor votación-, Márquez se subió a un tren encabezado por Petro con la intención de tomar por primera vez la izquierda. la casa de Nariño. La lucha de Márquez por la representación se ha convertido en un fenómeno político y un símbolo de las comunidades culturalmente marginadas en la política y la sociedad colombianas, lo que ha abierto una ventana de esperanza para la representación y el cambio. Aunque precisamente este artículo es nuevo en el panorama político también ha cosechado críticas por su inexperiencia política. “Muchos dicen que no tengo experiencia con Gustavo Petro para dirigir este país. y me pregunto ¿por qué su experiencia no nos permite vivir con dignidad? ¿La experiencia nos ha retenido durante muchos años con una violencia que ha dejado más de ocho millones de víctimas? ¿Por qué no hacer realidad tu experiencia para que todos los colombianos vivamos en paz? «Es hora de sanar a nuestro país, de reconciliarnos como familia colombiana. Yo no pretendí estar en política, pero la política llegó a nuestras vidas. Hegemónica, el racismo y la clase colombiana es la política que queremos cambiar», expresó. dijo, sabiendo que está muy cerca de convertirse en vicepresidenta. Márquez, quien ahora quiere compartir su legado de sueños con Colombia, dijo: “En Colombia se puede vivir para vivir feliz. La juventud colombiana debe tener oportunidades, para vivir sus sueños”, enfatizó. El movimiento junto con ella -El candidato presidencial nació en la vereda Yolombó del corregimiento de La Toma, distrito de Suárez, al norte del sector del Cauca, donde la minería ha convertido a la región en una lucrativa fuente de ingresos, tragedia compartida por muchos. Colombianos, que ofrecen delitos en una vasta y rica tierra rica en recursos donde vienen a comerciar empresas internacionales, Márquez se detuvo a los quince años: inició su movimiento para salvar el río Ovejas de la minería, defender su territorio. la llevó a obtener una licenciatura en derecho de la Universidad de Santiago en Ali, donde continuó y la escalada de críticas contra los proyectos mineros en la región de origen, que ha sufrido una amenaza de muerte que la obligó a retirarse. Después de una llamada telefónica en 2014 que decía que era hora de «ajustar las cuentas», Márquez, madre de dos hijos y abuela de 40 años, no miró hacia atrás y dejó a la madre de Suárez. “Esa noche salí de una reunión buscando a mis hijos, pedimos un taxi, nos recogieron, volamos a Ali, y en el camino le pedí que no nos viera”, describió en su reunión. Su dilatada trayectoria en la defensa de la vida y del territorio le valió el Premio Goldman en 2018 y, treinta años después de su primera campaña en defensa del río Ovejas, está a punto de librar una guerra de desgaste contra el Vicepresidente de la República. . . . Márquez reúne las luchas sociales, el feminismo, los marginados históricos y los «nadie», a los que incita constantemente, las víctimas olvidadas del conflicto armado, y se ha convertido en una especie de símbolo del «cambio» en Colombia para decidir. elecciones de hoy y domingo. «Mi nombre es Francia Márquez, quiero que Gustavo Petro sea mi presidente y quiero ser su vicepresidente. Seguiremos luchando por el poder hasta que la dignidad sea la norma», dijo Francia Márquez en sus palabras de cierre con la esperanza de que Colombia, al final, «vivirá sabroso». c) Agencia EFE

Deja una respuesta