Un recién nacido falleció en Rocha el miércoles 14 de junio, luego de que sus padres decidieran que el nacimiento se daría en su casa. El caso ha reavivado el debate sobre esta práctica que, aunque no está prohibida, no es recomendada por el Ministerio de Salud Pública.

“La ASSE (Administración Estatal de Servicios de Salud) de La Paloma llamó al pabellón 11 porque la pareja llegó con un bebé que nació ‘en la comodidad de la casa’, como decían, y no tenía signos vitales al nacer”, dijo el titular. del departamento de policía. Según explicó, al embarazo le siguió un ASSE y un certificado de defunción firmado porque “no había ningún elemento que indicara algo anormal”.

La madre, una mujer de Roch de 30 años, se sometió a todos los exámenes ginecológicos pertinentes y el embarazo transcurrió con normalidad. Junto con el padre del bebé, planeó que el nacimiento se llevara a cabo en su casa y sucedió, pero no resultó como esperaba. Cuando notaron que algo andaba mal, corrieron a la clínica y el médico pudo comprobar que el niño no tenía signos vitales. La madre, sin embargo, permaneció internada en el Hospital de Rocha durante unos días.

La fiscalía pudo constatar que en la entrega no intervinieron más personas y no se encontraron indicios de delito, por lo que se archivó la causa y se entregó el cuerpo a la familia. Por otro lado, la urgencia con la que estos padres visitaron el policlínico fue fundamental para excluir la no participación.

Discusión sobre el parto en el hogar

Del total de nacimientos registrados en 2020, el 54,28 % fueron naturales, y de este porcentaje el 0,84 % fueron en la “vía doméstica y pública”. Como explicó a El País la socióloga Fabiana Rodríguez Larrar, no existen datos ni organizaciones que lleven estadísticas de cuántos de estos nacimientos ocurren en casa con la intención de hacerlo y no como una emergencia. Sin embargo, dijo que pocas mujeres planean dar a luz en casa.

“El parto sin hogar nunca se justifica, pero nunca. Ningún ginecólogo o matrona te lo va a decir”, dijo Grazzia Rey, ginecóloga de 4° grado y profesora asociada de la Clínica B de Ginecología del Hospital de Clínicas. Según explicó a El País, el único escenario posible para que esto suceda es que “Esta es el único (proceso fisiológico) en el que los profesionales de la salud tienen dos vidas. Se necesita monitorear a dos pacientes al mismo tiempo”, agregó.

Una de las explicaciones más utilizadas por quienes no recomiendan esta práctica es la baja capacidad de respuesta en caso de complicaciones en el parto. “No existe un sistema de regionalización y traslado de emergencia en nuestro país que nos permita pensar que el parto puede ser en casa”, explicó el Dr. Leonel Briozzo, profesor titular de la Clínica A de Ginecología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Ljubljana. República y jefa de la sala de maternidad del Hospital de la Mujer Pereira Rossell. Según los médicos, este tipo de parto presenta riesgos innecesarios tanto para las madres como para los bebés.

Sin embargo, no todos los partos en el hogar se llevan a cabo sin ayuda. Las parteras encargadas de ayudar en estos casos hacen seis meses de trabajo previo con la familia y están disponibles las 24 horas para atender el parto, servicio que tiene un monto inicial de $1.000.

Según él, el sistema integral de salud debe atender estos casos y crear las condiciones necesarias -como un sistema de transmisión de emergencia- para hacer más seguros los partos domiciliarios, informa El País. “Atienden resfriados y dolores de oído en casa, pero no están para casos realmente urgentes. Humildemente creo que tenemos que enfocarnos en eso, menos del 1% de los nacimientos se dan en casa”, dijo la abuela.