Un grupo de científicos de la Universidad Estatal de Washington en Estados Unidos ha desarrollado un chupete bioelectrónico inalámbrico para monitorear la salud de los recién nacidos en un hospital. Con esta invención sería posible evitar las extracciones de sangre que se les hacen a estos bebés dos veces al día en las Unidades de Cuidados Intensivos.

Además de esta función central, el chupete inteligente también es capaz de proporcionar a los médicos un control más continuo de los niveles de sodio y potasio. Estos electrolitos ayudan a alertar a los cuidadores si los bebés se deshidratan, lo cual es especialmente peligroso para los que nacen prematuramente o con problemas de salud.

Para probar su chupete inteligente, los investigadores lo pusieron en una selección de bebés recién nacidos que estaban en la UCI. Luego compararon los resultados de los dispositivos con los datos obtenidos de las extracciones de sangre de rutina e informaron el experimento en un estudio.

«Por lo general, en un entorno hospitalario, extraen sangre del bebé dos veces al día, por lo que obtienen solo dos puntos de datos. Este dispositivo es un método no invasivo de monitoreo en tiempo real de la concentración de electrolitos de los bebés», explicó Jong. -Hoon Kim, profesor universitario y autor de la investigación.

El chupete se creó adaptando uno normal, al que los científicos agregaron un sistema de muestreo de saliva para bebés. Esto se hace a través de canales de microfluidos. Por lo tanto, siempre que el bebé tiene el chupete en la boca, le entra saliva sin necesidad de batería ni corriente para su funcionamiento.

Una vez que se obtienen las muestras de saliva, se dirigen a sensores ubicados dentro del chupete. Allí, se miden las concentraciones de iones de sodio y potasio en la saliva, datos que luego se transmiten de forma inalámbrica a través de Bluetooth a médicos y enfermeras.

Una de las ventajas de este chupete inteligente es que es un método no invasivo para bebés. Para Jong-Hoon, estos análisis de sangre, además de ser dolorosos, dejan una «gran falta de información» porque se hacen por la mañana y por la noche.

Sin embargo, con el nuevo chupete se podría extraer información de forma continua y que los bebés no sufrieran. “Sabemos que los bebés prematuros tienen más posibilidades de sobrevivir si reciben atención de alta calidad durante el primer mes de vida”, explica Jong-Hoon en un comunicado de prensa de la Universidad Estatal de Washington.

Para el próximo paso de desarrollo, el equipo de investigación planea hacer que los componentes sean más accesibles y reciclables. Luego trabajarán para configurar una prueba más grande del chupete inteligente, con más bebés para probar el dispositivo y establecer su efectividad.

El período de lactancia afecta las capacidades cognitivas del bebé