En este momento estás viendo ¡Shhhh! Consejos para hacer un reset mental y despertar el lunes como nuevo

¡Shhhh! Consejos para hacer un reset mental y despertar el lunes como nuevo

Dormir bien no es fácil, pero ¿sabías que conciliar el sueño el domingo es aún más difícil? El sueño es necesario para recuperar energías y por eso mismo, si hay un día de la semana en el que más se necesita, ese día es el domingo. Sin embargo, varios estudios confirman la evidencia: si tú también tienes problemas para dormir el último día de la semana, debes saber que no estás solo.

Según una encuesta en los Estados Unidos, uno de cada cuatro estadounidenses dijo que la noche del domingo al lunes fue la peor para dormir de la semana, con más interrupciones e insomnio generalizado. Cuando el sueño se acaba, es demasiado tarde… ¡o más bien temprano! ¿Por qué dormimos peor los domingos? Analizando las causas, podemos determinar qué hacer para prevenirlo.

¿Por qué es tan difícil dormir el domingo?

En primer lugar, el domingo es el día de la semana en el que nuestros horarios ya han cambiado por completo. Aunque nos acostamos ‘a la misma hora’, la actividad física y mental que hemos desarrollado el sábado y el domingo es completamente distinta. En segundo lugar, tras el fin de semana desconectado, resurgen los asuntos pendientes y las preocupaciones cotidianas. El domingo por la noche es el caldo de cultivo perfecto.

En este contexto de anomalía generalizada, existe un denominador común: el ruido. Y no hablamos del sonido físico (aunque no está de más desactivar las notificaciones o apagar el móvil). Hablamos del principal emisor de ‘ruido’ mental: tú mismo.

¿Cómo preparas tu cuerpo para dormir?

En primer lugar, debemos reconciliar nuestros cuerpos con el comienzo de la semana. No necesitamos replicar exactamente los horarios de la semana del domingo, porque hacerlo nos hace olvidar lo más valioso que nos ofrece el fin de semana: la oportunidad real de desconectar. Podemos continuar con una rutina de vacaciones y al mismo tiempo ajustar algunos hábitos que ayuden a nuestro cuerpo a volver al modo de «trabajo» al final del día. Por ejemplo, bañarnos, leer, no cenar tarde y sobre todo dejar todo “listo” que tenemos para salir al día siguiente. La conclusión es que sintonizamos esa parte más rutinaria ya el domingo, para que nuestros cuerpos se vuelvan a conectar con la semana.

¿Cómo preparas tu mente para dormir?

En segundo lugar, necesitas ayudar a la mente a entrar en un estado de paz y tranquilidad. Llegará el lunes y tendremos tiempo de arreglar los problemas que sabemos que van a pasar. Pero no nos adelantemos o nuestra mente no tendrá más remedio que intentar encontrar soluciones. La clave: Tu cuerpo escucha todo lo que le dice la mente. Así que si no bajamos el ritmo antes de acostarnos y continuamos con la mente activa, nuestro cuerpo inevitablemente permanecerá inquieto y sin poder dormir.

Ruido mental: ¿cómo apagarlo?

Una vez que tenemos el cuerpo en modo ‘relajarse’, tenemos que hacer lo mismo con nuestra voz interior y los muchos problemas que literalmente nos llevan a la cama. Un medio muy efectivo para neutralizar la agitación mental es la respiración. Necesitamos encontrar unos minutos para relajarnos, para poner orden y paz en nuestra mente. Practicar ejercicios de respiración antes de que el estrés aumente hará que sea mucho más fácil relajarse por la noche y el sueño nos visitará antes y será de mejor calidad.

La guía «7 días de sueño reparador» está especialmente diseñada para todas aquellas mentes inquietas que necesitan recuperarse al 100%, independientemente del día de la semana. Como hemos visto, es fundamental aprender a apagar la mente para poder “activar” el descanso. Por eso, en este programa de siete días aprenderás a relajar tu mente activa para conciliar el sueño con tranquilidad.

¿Qué encontrarás en este programa?

Te enseño a integrar cambios en tus hábitos diarios así como en una rutina a la hora de dormir. Aprenderá cómo ser menos reactivo si no puede conciliar el sueño por la noche y qué hacer con una mente preocupada e hiperactiva. Cada una de las siete sesiones ofrece consejos, trucos y concluye con una rutina de relajación guiada. Además, este programa incluye dos sesiones adicionales de relajación guiada.

Soy Mónica Pascual, entrenadora de alto rendimiento para deportistas de élite y empresas. Ayudo a los profesionales que quieren aumentar su rendimiento deportivo, aprender a marcarse objetivos estratégicos, ser más conscientes de sus emociones para gestionarlas cada vez mejor y mantener la concentración durante las competiciones. Durante los últimos años de mi carrera he tenido el privilegio de trabajar con doce disciplinas deportivas y he descubierto que incluso los mejores necesitan orientación en el camino. Es difícil volver cuando las cosas no salen como esperábamos. Y sí, hay muchos días en los que todo te agobia. Por eso los invito a trabajarlo juntos a partir de hoy.

Deja una respuesta