El Paso – Si bien la escasez de leche de fórmula ha afectado a miles de madres y sus bebés en todo el país, quienes viven a lo largo de la frontera disfrutan de una ventaja única, con la solución de abastecerse a solo unas pocas millas de su hogar.

«Escuchamos en las noticias que muchos padres van a México a buscar su fórmula para bebés», dijo Daniel González, de 28 años, padre primerizo y asesor financiero. «Como mi esposa creció en Juárez, no lo pensamos dos veces antes de contactar a nuestros amigos que viven allí para encontrar la fórmula que usamos».

En las últimas semanas se ha reportado un aumento en las ventas de fórmula infantil en la región fronteriza mexicana. Según El Universal, algunas farmacias venden el doble de latas de leche al día que antes.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) advierten que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) no verifica la calidad de la fórmula infantil que se vende en otros países. Sin embargo, para muchos padres esta sigue siendo la mejor opción.

«Admito que inicialmente teníamos miedo de usar fórmula para bebés de otro país», dijo González. “Pero en tiempos de crisis preferimos darle una fórmula que sabemos que es segura y el equivalente a la que teníamos en lugar de darle leche de vaca”.

A través de una publicación en Facebook, González pidió ayuda a sus conocidos para conseguir la fórmula.

“Cuando pases por el supermercado o la farmacia, mira el área de fórmula y si puedes comprarla, mándanos un mensaje privado en Facebook”, escribió González en su anuncio original. «Le reembolsaremos el costo y la entrega a nuestra casa. Muchas gracias por su ayuda «.

González y su esposa, Yamilex Saldívar, estudiante de enfermería, ya habían tenido problemas antes de enfrentar la escasez de fórmula. Después de lidiar con el embarazo de alto riesgo y los problemas de embarazo de Saldívar, los médicos recomendaron que no amamantara a su hijo.

“Pensamos en comprar una fórmula por precaución en caso de que no quedara nada cuando la necesitáramos, pero como no conocíamos sus restricciones dietéticas, tuvimos que mirar con horror cómo se vaciaban muchos estantes en todas las tiendas a nuestro alrededor. ”, dijo González. «Incluso consideramos amamantar a pesar de que eso significaba que mi esposa tendría que dejar de tomar sus medicamentos para mantener la vida», dijo González.

La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que las madres de recién nacidos amamanten exclusivamente a sus bebés durante los primeros 6 meses de vida. Sin embargo, según los CDC, el 60 % de las mujeres no pueden hacerlo.

Algunas de las razones por las que se utiliza la leche de fórmula como una buena opción de alimentación infantil son los problemas de lactancia, de peso y nutricionales del bebé y que la madre tenga que tomar medicamentos para la lactancia, como es el caso de Saldivar.

Cruzar la frontera para almacenar bienes o buscar servicios no es una actividad inusual en esta frontera. Dada la cercanía con Ciudad Juárez, México, cientos de familias tienen la oportunidad de explorar un mercado binacional antes de comprar.

Además, cruzar la frontera con fórmula infantil, siempre que sea para uso personal y no comercial, es perfectamente legal, según Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

“Al principio nos costó entender qué fórmula era el equivalente de GentleEase, pero después de leer el sitio web de Enfamil México encontramos la que buscábamos”, dijo González.

La mayoría de los productos Enfamil vendidos en los Estados Unidos están disponibles en México. Sin embargo, se venden con diferentes nombres. El equivalente a la leche de fórmula que usa el bebé de González es Enfamil Confort.

Similac y NAN, otras marcas estadounidenses populares, también están a la venta en México.

La familia ha podido almacenar suficiente fórmula para «los próximos meses», lo que les ha dado una sensación de alivio. Si bien no fue difícil conseguir fórmula en Ciudad Juárez, también recibieron apoyo de personas en otras partes del mundo.

“Un total de 35 amigos y sus familias nos ayudaron en la búsqueda”, dijo González. “Eran amigos de Ciudad Juárez, California, Puerto Rico, Nuevo México, Utah, Virginia, Florida y Nueva Jersey”.

Se desconoce el número exacto y actual de bebés en el país, pero los últimos datos del Informe Nacional de Estadísticas Esenciales de los CDC indican que nacieron 3,613,647 bebés en los Estados Unidos en 2020.

Si bien la incertidumbre de no saber si habrá una fórmula disponible en las tiendas y farmacias para alimentar a su bebé puede ser inquietante, los CDC no recomiendan darles reemplazos en el hogar a los bebés, ya que pueden «causar problemas de salud graves».