En este momento estás viendo Criar a cada hijo cuesta un 19% más en cuatro años y alcanza los 769 euros al mes

Criar a cada hijo cuesta un 19% más en cuatro años y alcanza los 769 euros al mes

Una mujer pasea con su hija por el Parque de Doña Casilda

Óscar González

Pañales cuando son más pequeños, toallas sanitarias y móviles cuando llegan a la pubertad, comida, ropa, material escolar… Atrás queda el hecho de que cada niño llega con una hogaza de pan bajo el brazo. El coste de criar a cada hijo se ha disparado un 19% en los últimos cuatro años -en los que la inflación se ha situado en el 11%- y alcanza ya los 769 euros al mes. La mayoría de las familias vascas destinan más de la mitad de sus ingresos mensuales a la crianza de sus hijos. Save the Children ha presentado hoy el informe El coste de la crianza en Euskadi 2022, que analiza los costes que supone tener un hijo en la CAPV, desde la alimentación hasta el vestido y el calzado, pasando por la higiene, la educación, la sanidad, la vivienda, el transporte o gastos de conciliación. De media, y aunque existen diferencias por edades, todos estos gastos suponen un desembolso mensual de 769 euros por hijo, 96 euros más que la media del resto del Estado. Respecto al estudio anterior, realizado en 2018, el coste ha aumentado un 19%, lo que supone 143 euros más al mes, muy por encima de la inflación, que creció un 11% en ese tiempo. La educación (14%), la alimentación (13%) o el vestido y el calzado (10%) han aumentado un porcentaje similar a la subida de los precios, pero en otros el incremento ha sido mucho mayor, como es el caso de la vivienda (75%). , suministros (55%) o transporte (27%). Y ha crecido más cuanto mayor es la edad de los niños: del 9,7% de los bebés –65 euros más al mes–, al 16,1% de los adolescentes –123 euros de incremento mensual–. VIVIENDA Y COMIDA, LO MÁS CARO Las partidas más altas se las lleva la vivienda –calculando la diferencia de pasar de no tener hijos a tenerlos en cuanto a número de dormitorios–, con 131 euros; la alimentación –basada en la dieta recomendada por la Asociación Española de Pediatría–, con 117; gastos de conciliación, como guarderías para menores de 3 años, y actividades extraescolares y de verano para mayores de 4, con 115, y educación, con 114, suponiendo g van a las escuelas públicas pero incluyendo el comedor, los libros de texto y útiles escolares. Los gastos extraordinarios, como la paga semanal, excursiones o cumpleaños suman otros 96 euros; ropa y calzado, 53 euros; 48 gastos corrientes de vivienda; 35 ocio y juguetes; 24 higiene; 19 transporte; 12 por muebles y enseres, y 4 euros al mes por asistencia sanitaria. 221 EUROS MÁS ADOLESCENTES Las necesidades de los niños y niñas cambian a medida que crecen, reflejándose en el gasto económico de las familias, que se dispara desde los 616 euros mensuales cuando tienen menos de tres años hasta los 837 en la adolescencia. Los tres primeros años de vida se caracterizan por una alimentación especial y la necesidad de comprar constantemente ropa y muebles nuevos y elementos como una cuna o un cochecito. De los 4 a los 6 años comen como el resto de la familia, la habitación del bebé se convierte en habitación infantil, cambia el tipo de juguetes y de ocio, y siguen necesitando renovar ropa constantemente. Siguen creciendo muy rápido de los 7 a los 12 años, cuando ya comen más y se hacen algunos cambios en la habitación para prescindir definitivamente de los muebles de la etapa de bebé, hasta que de los 13 a los 17 han dejado los juguetes. de Por otro lado, demandan dispositivos electrónicos, hacen tiempo de ocio con sus amigos, cambia el estilo de vestir y aumenta el costo de la comida. Las partidas que se llevan mayores cantidades también cambian con el paso de los años: en el caso de los más pequeños, el mayor gasto es el de conciliación –como guarderías, niñeras o escuela infantil, que en estos momentos no es gratuita–, asumiendo una cuarta parte del total, con 173 euros al mes. De los 4 a los 6 años la educación gana peso, alcanzando una quinta parte del coste de la crianza –139 euros–, y es el gasto más elevado hasta los 12 años. A partir de los 7 años aumenta el coste de la comida, de 133 euros a 12, y de 148 a partir de los 13 a los 17, siendo el gasto más importante junto con los gastos extraordinarios. PANDEMIA DE COVID-19 Durante 2020 y 2021, la pandemia incrementó aún más la canasta de consumo de las familias con niños. La compra de gel hidroalcohólico, test de antígenos, mascarillas o aparatos electrónicos se disparó el gasto hasta los 788 euros, 19 euros más que en situación no covid. Save the Children ha alertado de que para casi 30.000 hogares del País Vasco es «imposible» asumir el coste de un hijo, y el 40% de las familias vascas tiene dificultades para cubrirlo, ya que supone más de la mitad de sus ingresos. “Más de la mitad de las familias del País Vasco no tienen ingresos suficientes para cubrir el coste de la crianza de los hijos o tienen dificultades para cubrirlo, lo que pone en riesgo el bienestar de sus hijos”, advierte Sara Polo, responsable de Infancia. Políticas en Euskadi. Tal y como ha recordado la ONG, el 13,7% de los niños y adolescentes menores de 14 años viven en pobreza de mantenimiento, lo que significa que carecen de ingresos suficientes para sus necesidades básicas. Además, “mientras los niños crecen, el costo de criarlos aumenta, el apoyo público disminuye y las familias se encuentran cada vez más solas”, concluyó Polo.

Pañales cuando son más pequeños, toallas sanitarias y móviles cuando llegan a la pubertad, comida, ropa, material escolar… Atrás queda el hecho de que cada niño llega con una hogaza de pan bajo el brazo. El coste de criar a cada hijo se ha disparado un 19% en los últimos cuatro años -en los que la inflación se ha situado en el 11%- y alcanza ya los 769 euros al mes.

La mayoría de las familias vascas destinan más de la mitad de sus ingresos mensuales a la crianza de sus hijos. Save the Children ha presentado hoy el informe El coste de la crianza en Euskadi 2022, que analiza los costes que supone tener un hijo en la CAPV, desde la alimentación hasta el vestido y el calzado, pasando por la higiene, la educación, la sanidad, la vivienda, el transporte o gastos de conciliación.

De media, y aunque existen diferencias por edades, todos estos gastos suponen un desembolso mensual de 769 euros por hijo, 96 euros más que la media del resto del Estado. Respecto al estudio anterior, realizado en 2018, el coste ha aumentado un 19%, lo que supone 143 euros más al mes, muy por encima de la inflación, que creció un 11% en ese tiempo.

VIVIENDA Y ALIMENTACIÓN, LO MÁS CARO

VIVIENDA Y ALIMENTACIÓN, LO MÁS CARO

La educación (14%), la alimentación (13%) o el vestido y el calzado (10%) han aumentado un porcentaje similar a la subida de los precios, pero en otros el incremento ha sido mucho mayor, como es el caso de la vivienda (75%). , suministros (55%) o transporte (27%). Y ha crecido más cuanto mayor es la edad de los niños: del 9,7% de los bebés –65 euros más al mes–, al 16,1% de los adolescentes –123 euros de incremento mensual–.

Las partidas más altas se las lleva la vivienda –calculando la diferencia de pasar de no tener hijos a tenerlos en cuanto a número de dormitorios–, con 131 euros; la alimentación –basada en la dieta recomendada por la Asociación Española de Pediatría–, con 117; gastos de conciliación, como guarderías para los menores de 3 años, y actividades extraescolares y de verano para los mayores de 4, con 115, y educación, con 114, suponiendo que vayan a colegios públicos pero incluyendo comedor, libros de texto y material escolar .

221 EUROS MÁS LOS ADOLESCENTES

221 EUROS MÁS LOS ADOLESCENTES

Los gastos extraordinarios, como la paga semanal, excursiones o cumpleaños suman otros 96 euros; ropa y calzado, 53 euros; 48 gastos corrientes de vivienda; 35 ocio y juguetes; 24 higiene; 19 transporte; 12 por muebles y enseres, y 4 euros al mes por asistencia sanitaria.

Las necesidades de los niños cambian a medida que crecen, reflejándose en el gasto económico de las familias, que se dispara desde los 616 euros mensuales cuando tienen menos de tres años hasta los 837 en la adolescencia.

Los tres primeros años de vida se caracterizan por una alimentación especial y la necesidad de comprar constantemente ropa y muebles nuevos y elementos como una cuna o un cochecito. De los 4 a los 6 años comen como el resto de la familia, la habitación del bebé se convierte en habitación infantil, cambia el tipo de juguetes y de ocio, y siguen necesitando renovar ropa constantemente. Siguen creciendo muy rápido de los 7 a los 12 años, cuando ya comen más alimentos y se hacen algunos cambios en la habitación para prescindir definitivamente de los muebles de la etapa de bebé, hasta que de los 13 a los 17 años han dejado los juguetes. de Por otro lado, demandan dispositivos electrónicos, hacen tiempo de ocio con sus amigos, cambia el estilo de vestir y aumenta el costo de la comida.

PANDEMIA DE COVID

PANDEMIA DE COVID

Las partidas que se llevan mayores cantidades también cambian con el paso de los años: en el caso de los más pequeños, el mayor gasto es el de conciliación –como guarderías, niñeras o escuela infantil, que en estos momentos no es gratuita–, asumiendo una cuarta parte del total, con 173 euros al mes. De los 4 a los 6 años, la educación gana peso, alcanzando una quinta parte del coste de la crianza –139 euros–, y es el gasto más elevado hasta los 12 años. A partir de los 7 años aumenta el coste de la comida, de 133 euros a 12, y de 148 a partir de los 13 a los 17, siendo el gasto más importante junto con los gastos extraordinarios.

Durante 2020 y 2021, además, la pandemia incrementó aún más la canasta de consumo de las familias con niños. La compra de gel hidroalcohólico, test de antígenos, mascarillas o aparatos electrónicos se disparó el gasto hasta los 788 euros, 19 euros más que en situación no covid.

Save the Children ha alertado de que para casi 30.000 hogares del País Vasco es «imposible» asumir el coste de un hijo, y el 40% de las familias vascas tiene dificultades para cubrirlo, ya que supone más de la mitad de sus ingresos. “Más de la mitad de las familias del País Vasco no tienen ingresos suficientes para cubrir el coste de la crianza de los hijos o tienen dificultades para cubrirlo, lo que pone en riesgo el bienestar de sus hijos”, advierte Sara Polo, responsable de Infancia. Políticas en Euskadi.

¿Qué guantes usa Unai Simón?

¿Qué guantes usa Unai Simón?

Tal y como ha recordado la ONG, el 13,7% de los niños y adolescentes menores de 14 años viven en pobreza de mantenimiento, lo que significa que carecen de ingresos suficientes para sus necesidades básicas. Además, “mientras los niños crecen, el costo de criarlos aumenta, el apoyo público disminuye y las familias se encuentran cada vez más solas”, concluyó Polo.

¿Cuántos años tiene una Simón?

¿Cuántos años tiene una Simón?

Deja una respuesta