En este momento estás viendo Consejos útiles para el sueño seguro del bebé

Consejos útiles para el sueño seguro del bebé

Cuando se trata de acostar a su bebé en su cuna o cama, hay muchas cosas importantes a seguir para asegurarse de que su pequeño duerma seguro. Descubre algunos consejos que pueden ser muy útiles.

A pesar de los consejos de muchos pediatras, hoy en día muchos padres siguen durmiendo a sus bebés en condiciones que pueden acabar favoreciendo el síndrome de muerte súbita del lactante.

Si bien es cierto que este síndrome, cuyas causas aún no se han establecido con un 100% de certeza, estaría sin duda asociado al ambiente de sueño del niño pequeño. Por ello, es recomendable tumbarlo boca arriba, sin ningún objeto blando a su alcance, y siguiendo en todo momento una serie de medidas de seguridad adecuadas.

En este sentido, por ejemplo, un estudio publicado hace un tiempo en la revista Pediatrics reveló que los mensajes de prevención no serían suficientes. La idea de que el síndrome de muerte súbita del lactante solo le pasa a otros, la falta de información, el cansancio extremo que experimentan los nuevos padres, el deseo de que el bebé duerma cómodamente, o las dificultades para levantarse después de una cesárea, son parte de la causas que acaban empujando a adoptar conductas peligrosas.

Por ello, es recomendable seguir una serie de consejos básicos para conseguir que el bebé duerma de la forma más segura posible.

La importancia de que el bebé duerma en la habitación de los padres

Al menos durante los primeros 6 meses de edad, los expertos recomiendan que el bebé duerma en la habitación de los padres, lo que ayudaría a reducir en un 50% el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante.

Además, la temperatura de la habitación en la que duerme el bebé también es importante, por lo que se recomienda que la temperatura esté preferentemente entre 18 y 19 ºC.

También es recomendable acostar al bebé siempre boca arriba, para que se mantenga lo más fresco posible. Esto se debe a que acostarse boca abajo puede interferir con la respiración, y dormir de lado puede hacer que le resulte más fácil girar sobre su estómago, lo que aumenta sus riesgos.

Se recomienda elegir un colchón duro que ayude a rellenar muy bien los bordes; De esta forma, el bebé duerme cómodamente y no hay riesgo de asfixia entre el colchón y la cama.

Aunque lo habitual es poner almohadas en la cama para evitar que el bebé se caiga al suelo, o mantas para taparlo, tampoco sería muy recomendable. Además, no es necesario utilizar cojines o toallas para apoyar al bebé boca arriba, ya que estos también pueden acabar interfiriendo en su respiración.

Por ello, no debemos dejar sobre la cama ningún objeto blando que pueda tapar la cara del bebé. Y esto incluye almohadas, edredones, cobijas y animales de peluche, así como collares o cadenas que puedan bloquear su respiración.

En el caso de las mantas o sábanas (que suelen ser más ligeras y finas), lo ideal es evitarlas hasta que el niño tenga al menos 3 años, optando preferentemente por abrigarlas con más ropa o utilizando un saco de dormir adaptado a su tamaño. , para que no sea demasiado grande.

Por supuesto, cuando el niño tiene la edad suficiente para darse la vuelta por sí mismo, no hay necesidad de obligarlo a tumbarse boca arriba, ya que significa que es capaz de moverse y cambiar de posición cuando sea necesario. En resumen, ya no es necesario darle la vuelta porque su tono muscular se ha vuelto suficiente para que respire bien, incluso boca abajo.

Especialmente para esos momentos en los que el bebé duerme solo en la habitación, es muy recomendable comprar un vigilabebés, preferiblemente con cámara de vigilancia incorporada.

Suelen conectarse entre sí de forma inalámbrica, por lo que podemos estar pendientes del bebé en todo momento mientras, por ejemplo, cenamos en el salón o vemos una película.

Christian Pérez

CEO y Editora de Contenidos de Gaia Media Magazines, especializada en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

La gran aventura de Ser Padres, también en tu email.

Déjanos acompañarte en la gran aventura de tu vida. Recibe el Boletín Ser Padres.

Continúa leyendo

Continúa leyendo